x
Hola, soy Marta Arrufat, periodista de TV3. Estoy buscando personas que puedan contar en primera persona el mal trato que reciben los trabajadores en algunas de las grandes cadenas de moda. Por favor me puedes contar tu experiència, estés o no dispuesto a explicarlo en una television, en el mail marrufat.s@ccma.cat o al 610777860. Preferiblemente gente que haya trabajado en Catalunya. Muchas gracias
Diario resumido
...................................................................................


Es temprano, tengo una entrevista de trabajo y he de ser puntual. La entrevista es para una plataforma de logística de Inditex y aunque sé que por la prensa, es un empresa grande, no se aun las condiciones laborales. Tengo algo de nervios, estoy frente a la empresa, me llama la atención la austeridad de todo, ni una bandera, típico en cualquier empresa, ningún logotipo con el nombre de la empresa, nada. He estado en la entrevista, las condiciones no parecen malas y en una semana empiezo a trabajar después de un pequeño curso, de orientación de cómo van a ser las cosas, los puestos que ocuparemos, los tipos de trabajo que desempeñaremos, los turnos en los estaré, de momento tendré uno, para más tarde disponibilidad para cambiar.
Meses después…
Ha pasado algún tiempo, de todas las personas que entramos en aquella entrevista, unos noventa, quedaremos tres o cuatro, las condiciones salariales no estaban mal, lo malo es que como en cualquier trabajo, hay que ganárselo, pero aquí más, mucho más. “Somos” una gran empresa, debemos demostrarlo, los jefes no se portan mal, en enfermería cualquier problema que no puedan solucionar es sinónimo de mandarte a casa de reposo, los compañeros bien, el trabajo algo monótono, han prometido rotarnos, eso al menos será bien recibido por los trabajadores. Me ha llamado la atención, que un compañero, sea despedido por estar apoyado en un transpalet, veo que aquí se las gastan a la tremenda.
Están despidiendo a mucha gente, la crisis no perdona, pero es extraño, una empresa con tantas ganancias, hacer esto al trabajador. La enfermería achica a la gente, como un barco con varias vías de agua, hay que sacárselas de encima como sea, pero de baja ni hablar, así que de reposo…la gente está empezando a estar quemada, el compañerismo no es el mismo, y se suceden roces, advertidos por los encargados, los cuales solo hacen dependiendo de lo que se les mande, choque o no con cualquier criterio. Incluso estos últimos van a recibir un curso de  reciclaje, pues tratan a sus antiguos compañeros, con los que han estado trabajando codo con codo, como si fueran trapos, que es lo que se vende, la crisis no perdona y algunas camisas podrían servir de papel de fumar, la calidad de otras empresas te lo podrías pensar, pero de esta. Estamos re-etiquetando precios, es curioso, algo que al principio tenía un precio, es poco después rebajado, para ahora volverlo a subir, no sabía que las prendas al igual que las propiedades se revalorizase o dependerá de otros factores. Se ha creado una lista para cambiar de turno, pero pasaran años para que cada cual este en el turno que desee, en ese harán lo que quieran con nosotros.

Algún tiempo mas tarde…
No se rota, nadie rechista, quien haga lo contrario sea quien sea, a la calle. Es chocante, que al principio, cualquier cosa que se nos ocurriera, que pensásemos, ,inquietudes, algo que nos molestase, podríamos hablarnos sin reparos, es una empresa de equipo, pero como cambian las cosas, sea lo que sea, el despido esta encima de las cabezas del osado que intente cualquier cosa, por muy poco que sea. Las ordenes llegan en la mayoría de los casos de los recursos humanos de la dirección de la empresa, que está a más de 500 kilómetros (Arteijo), que solo escucha lo que otros dicen a favor o en contra de ti, así que más vale llevarse bien con quienes manejan los hilos, porque si quieren, aunque seas bueno, se inventan una bola y te acaban jodiendo.
La crisis para algunos a terminado, para los que trabajaban allí, atrás queda el no poder ni siquiera beber, el trabajar encerrado ocho horas entre cuatro paredes, el aguantar el desprecio de los que te ordenan, de los que no saben pedir sin educación (quedan unos pocos que si la conocen), quedan también atrás la presión de que en cualquier momento te puedo despedir, aunque sean falsas las acusaciones, ya quedan lejos el ver como los que denuncian a sus compañeros para vivir mejor, para no hacer nada, los que se pasean con inmunidad, los pelotas, los que caen bien, los que dan coba, los que dicen ser de un sindicato para defenderse, primero a ellos mismos y al resto ya veremos, aunque menos mal no todos son así, eso queda atrás.
Son remotos los momentos vividos, de broncas estúpidas, de quienes no saben cómo hacer las cosas y hacen mil llamadas para saberlo, de repetir el trabajo porque quienes ordenan no lo tienen claro, pero si lo tienen, sin conocerte de nada para despedirte, eso atrás va quedando, empieza una vida nueva, donde por fin puedo hacer vida familiar, donde puedo pasear tranquilamente, donde no tengo que levantarme con el cuerpo dolorido, contracturado, ahora soy más feliz, creo haber ganado en calidad de vida muchísimo, no tengo la sensación de ser el esclavo de nadie, de que me vigilen, me persigan, me acosen, y se creen que no nos damos cuenta.
¿Esta era la gran empresa en la que entre?, ¿la que cada año que pasa con o sin crisis se multiplican sus ganancias y también se multiplican las ganas de estrangular al trabajador?, ¿es esta la empresa que despide a un trabajador, sin avisos, que lleva años, sin darle un motivo real, aparte de la sarta de mentiras y gilipolleces porque no tienen motivos sostenibles ni demostrables en un litigio?
Esta vez, una decisión equivocada, que daré a conocer, planeada por los de un lado, satisfecha por los del otro, ha conseguido mi “libertad”, un mejor trabajo, sueldo, ver más a mi familia, para entender que después de esta empresa, hay cosas mejores o diferentes, ¿peores?, allá cada cual con su autoestima.

2 comentarios:

  1. Como me suena este diario. Lo escribiríamos muchos.

    ResponderEliminar
  2. yo tambien subscribo este diario. me he emocionado, ya que me ha hecho tomar consciencia que en realidad yo no soy un trabajador de inditex,... en realidad, yo soy un esclavo de inditex, y por eso, creo que los miembros de la real academia de la lengua española, deberian redifinir el significado del termino ESCLAVO y adaptarlo al siglo xxi, tomando como base de su significado, lo que hace inditex con la mayoria de sus trabajadores.

    FELICIDADES AL QUE HA ESCRITO ESE DIARIO,

    ResponderEliminar

¿Te gusta el blog?
2017 © Inditex Denuncias - Aviso legal