x
En la sección “Menú”, veréis “videos 2” y ahí hemos subido un nuevo video de nuestros amigos de SAIn. Saludos ;)

Carta que nunca se llego a contestar

...................................................................................



"Estimado M.D:

Antes de nada debo explicarte que el motivo de este correo es primero desahogarme con alguien que creo que me entiende y por otro lado dejar constancia en alguna parte de lo que me ha sucedido. Actualmente me encuentro de baja laboral por una crisis aguda de
stress y en esta ocasión no tengo ni la menor idea de cómo voy hacer para encajar las piezas de mi puzzle interior, ya que he recibido el golpe final que ha terminado de hundirme.

Intentaré explicarte lo que me ha sucedido desde la última reunión que tuve contigo y B cuando estaba embarazada de mi hijo pequeño Pedro. Al reincorporarme de mi baja maternal en agosto la relación con A no mejora sino que empeora considerablemente. Por aquel entonces el adjunto de A es J.C, y debo reconocer que fue para todos nosotros la esperanza de que por fin algo iba a cambiar en la oficina ya que su cualidad humana y profesional era excelente, pero no aguantó mucho en el puesto. Cuando él estaba surgió un problema de sobrecarga de trabajo en unos de los Equipos concretamente en Export2 y para ayudarles me ofrecí a que el Grupo de Obras se hiciese cargo de ello mientras que su trabajo no se aliviara, a día de hoy esta tarea la sigue haciendo a mayores el Grupo que lleva las Obras. En enero del 2008 comenzamos a llevar también los materiales de obra de Oysho, con la condición de que nos pusiesen a otra persona que A me la promete, pero en febrero después de pedírselo en reiteradas ocasiones me dice que no tenemos trabajo hasta Mayo, algo que no era verdad ya que estábamos al límite de nuestras posibilidades y sabiendo que teníamos a una persona embarazada en el equipo que iba y venía de las bajas, también le pedí que se sentara conmigo para que verificara por él mismo el trabajo que soportábamos negándose a ello, le dije entonces que lo verificara J.L.G, negándose también, le pedí que me quitase las reposiciones de mobiliario para aliviarnos temporalmente de trabajo y a todo me dijo que NO, y que la empresa tenía cerrado el tema de las contrataciones, que él también tenía mucho trabajo y que si quería me dirigiese directamente  a B solicitándole gente. 

Encontrándome sin el respaldo por parte de mi superior y con la presión por la responsabilidad que suponía el trabajo para obras internacional, remití un desafortunado correo a B.L-C con copia a ? solicitando por favor una persona para poder cumplir con la carga de trabajo, y es desafortunado porque en el mismo digo “pero esto ocurre cuando entre mi trabajo y la gente con la que realmente trabajo hay intermediarios que no tienen ni idea de lo que hacemos ni la importancia que tiene, por lo tanto nunca te lo valoraran ni te lo tendrán en cuenta..”. B me contesta al correo dándome las gracias por mantenerla informada y que se reuniría conmigo para hablarlo, y a los pocos días me encuentro en una reunión con P.F y A en la que sin dejarme hablar se me informa que la próxima vez que envíe un correo de esas características “me ponen de patitas en la calle”. Quizás las formas no fueron las más adecuadas, pero estaba totalmente desesperada, incomprendida y, sobre todo, SOLA. A partir de ese momento y en vista que no tenía ni siquiera el apoyo de RRHH mi relación profesional con A fue empeorando si cabe más, si tenía un problema me decía que lo solucionara por mi cuenta, no me dirigía la palabra y apenas me miraba cuando le consultaba algo. Y si quería algo del equipo A se dirigía a cualquier persona menos a mi e incluso esperaba que acabase mi jornada laboral o que estuviese de vacaciones para pedírselo a la gente del grupo.  La situación era todo menos normal. 

El problema se agravó todavía más el año pasado con el tema de Rusia, ya que hubo constantes problemas con la Aduana, los camiones se quedaban parados, se cambiaba la Aduana de despacho cuando los camiones ya estaban en ruta, vamos que el caos era total. Con un camión que tenía que llegar a San Petersburgo de Zara Home, me encontré de nuevo con problemas, lo teníamos bloqueado en la Aduana porque el proveedor no había declarado parte del material y no estaba homologado en el país, nos movimos con la administración para que emitiesen  las certificaciones casi de un día para otro y cuando lo tenemos liberado la logística del país, que tenía muchos problemas con el textil, no toman las medidas oportunas para que ese camión salga de inmediato para la tienda desde Moscú. Como sabía que A estaba en el almacén nuevo de allí lo llamé para que me lo agilizase, siendo su respuesta que tenía bastante con el textil como para preocuparse de un camión de obras. Sola otra vez…. me llamaban de la dirección de Zara Home, de obras internacional  y no sabía que contestarles… 

Al final lo solucionamos y tuvimos suerte que por otras circunstancias ajenas esta tienda demoró su apertura y no llegaron los problemas a más. A raíz de esto y otros problemas, el Departamento de Obras y Mobiliario llamó a A para que le explicase que estaba pasando con todos los camiones que estaban retenidos en la Aduana, entonces A llamó a L.G. y aún a sabiendas que la solución a los problemas en el tema de Rusia no lo estaba llevado ella sino yo, llamó a una persona de mi equipo para que le preparase un resumen de los camiones que estaban parados y las fechas (a sabiendas de que dicha información ya se la había facilitado anteriormente, tanto a A como a L.G.) A continuación L llamó a esta persona a sentarse con A, y como responsable que era del grupo me junté a la reunión y en cuanto di mi opinión se me informó que nadie me había invitado a la misma por lo que “me invitaron” a salir, y por supuesto, por la tarde en la reunión con Obras Internacional y con Mobiliario tampoco fui invitada aunque era yo la responsable del Grupo de Obras Internacionales, e incluso, según me comentaron, H y P le solicitaron a A mi presencia a lo que él respondió que no lo consideraba para nada necesario. Todo ello me hizo quedar totalmente descolocada y me fui para casa “rota” y por supuesto acabé nuevamente  en el médico con otra crisis de ansiedad. A partir de aquí mi relación con A fue nula, no me hablaba y cuando me miraba eran miradas de odio que me atravesaban y me dejaban “fuera de juego”, aún siendo como soy de una personalidad aparentemente dura, pero debo reconocer que este señor me puede, me rompe como si fuese de cristal…


En enero 2009 me reúnen por el tema de los salarios y objetivos de este año, y a diferencia de los otros años y sin motivo aparente, se hace la reunión con RRHH presentes, A no está y en su lugar J.L.G me informa que la empresa está contenta con mi trabajo pero disconforme con mi actitud ya que dicen que no me dirijo correctamente a mis superiores y que a mayores no tengo un trato adecuado con la gente de mi equipo, algo que llevo escuchando desde hace años y que cada vez que he preguntado ni se me ha dejado defenderme de dichas acusaciones, ni se me ha reunido “cara a cara” con la persona supuestamente disconforme, ni se ha escuchado mi opinión al respecto, por lo que en este punto aún no sé a qué se están refiriendo y así se lo hice entender, pero G me comenta que A no está contento con mi actitud para con él, a lo que yo respondo que es él quien parece tener problemas conmigo y no a la inversa, a lo que se me contesta que quizás ambos tengamos que poner de nuestra parte y por parte de RRHH me dicen que o cambio de actitud (?) o tendrán que tomar medidas (…¿?...), es decir, no sabía que había hecho mal e iban a tomar medidas…!!!, por supuesto, acabo en la enfermería como en muchas otras ocasiones, en el médico de cabecera y con tratamiento para la crisis de ansiedad aguda. El día 22/05/09, a las 17:00 horas, me llaman a una de las salas de reuniones J.R de RRHH y A.L, y me informan que la situación es insostenible y que me apartan de mi equipo de trabajo de forma inmediata, dándome el fin de semana para que me piense que quiero hacer,  si marcharme de la empresa con un despido improcedente o sentarme con A para hacer lo que el crea oportuno, apartada de todo y sin gente a mi cargo.  

El mundo se me cae a los pies, no entiendo nada, ya que lo único que hice en estos últimos 15 años fue trabajar por y para la empresa en cuerpo y alma, preocupándome siempre por mi equipo de trabajo, y con quien trabajé todos reconocen de mi valía y buen hacer siendo ejemplo y apoyo para otros departamentos de las Empresas del Grupo, y ahora de la noche a la mañana me separan de todo, me degradan personal y laboralmente y hasta me sugieren el despido y cuando solicito que me informen de la gravedad de mis actos para tomar tal decisión nadie me supo dar respuesta alguna. Aunque no lo entiendo, el lunes me presento en la oficina e informo que me quedo, porque creo que al final las cosas tienen que ponerse en su sitio. El puesto de trabajo que se me asigna es el de revisar y pasar las facturas de importación para el pago de los viernes a contabilidad, me sientan con un chico nuevo que llevaba el tema, pero no fui capaz de separar la cara de la mesa en todo el día, me sentía humillada… El martes nada más pasar por la puerta acabo en la enfermería y de allí derecha al médico.

Ya ha pasado casi tres meses, no sé donde estoy ahora, he tenido que ir al especialista para que me recomponga este puzzle interno y aún con tratamiento me está costando un mundo montar, ahora me encuentro sin el trabajo al que dediqué parte de mi vida, sin la gente con la que trabajaba tanto proveedores como compañeros que apreciaban y me hacían saber lo contentos que estaban con el desempeño de mi labor .Sin duda no he de negar que a veces he tenido fallos, los que suponen el tener un puesto de responsabilidad y siempre he procurado asumirlos, reparar y minimizar los posibles daños que a la Empresa le pudiera causar, como no podía ser de otra manera en la forma que tengo de entender mi trabajo para con ella. Llegados a este punto no se qué hacer, ya que no veo fácil salir de una situación como ésta en la que al final te ves avocada a volver y enfrentarte de nuevo con lo que sabes que te daña pero ya no te ves con las mismas fuerzas para afrontarlo.

Gracias por escucharme y perdoname por involucrarte en esto.
Atentamente,…"

2 comentarios:

  1. El premio por hacer bien tu trabajo, esforzarte en ser útil a la empresa y luchar por tu puesto de trabajo, muchas veces no es suficiente sino eres del antojo de otras personas. En esta empresa no se trata de trabajar mucho y ser el mejor, sino simplemente en encajar y adaptarse a lo que te rodea, aunque lo que te rodea sea pésimo laboralmente hablando. Si ciertas personas ven que te quejas, aun de una forma correcta de cualquier situación que se de en la empresa y que te atañe, donde crees que estas siendo perjudicada/o, lo importante no es la queja, sino las molestias que causas.

    RRHH es una área complicada, donde hay de todo y va desde gente muy competente, hasta autenticas/os caciques. Son simples combinaciones donde se decide la suerte de muchos, aunque lo normal es que alto cargo que trate bien al trabajador a la calle, y negrero que actúa con opresión, palmadita en la espalda y a sonreírle fingidamente los que están más abajo.

    Dejamos esta carta, de alguien que un día trabajo mucho y muy bien por la empresa, siendo la recompensa el despido, esperando que se recupere de lo que paso y esperando que como "recompensa" la gente con sus compras sepa premiar uno tras otro, los malos escándalos que la tiñen y donde se actúa en estos casos de mala fe.

    ResponderEliminar
  2. A mi cuñada la despidieron por robo y jamas robo nada, ni tenían pruebas pero como era la palabra de la empresa y no la iban a volver a admitir, tuvo que conformarse con indemnización y despido. Las madres serán unas santas, pero la dirección de Inditex son unos hijos de las gran put..

    ResponderEliminar

¿Te gusta el blog?
2017 © Inditex Denuncias - Aviso legal